Modelos de NO negocio | Alessandro Galletto

Modelos de NO negocio

Según la lista de compañías más grandes a nivel mundial preparada por Forbes, Google aparece en la posición número 68 con una capitalización de 270 mil millones de dólares. Habría que juntar a Coca Cola y Pepsico para tener una compañía de similar “valor” bursátil. (-> haz click en la imagen para ver la lista completa)


Resulta paradójico que muchas compañías del mundo de internet como: Google, Facebook, Twitter, Whatsapp, … empezaron como una start-up de uno o dos amigos sin tener un modelo de negocio. Ni siquiera tenían la previsión de llegar a tener clientes e ingresos.

Todo lo que se enseña en las escuelas de negocios se pone en entredicho ya que la terminología de este tipo de empresas cambia drásticamente el concepto empresarial tradicional. En vez de hablar de ventas, ingresos y cuentas de resultados,… estos gigantes hablan de usuarios, tráfico, rondas de financiación…

Facebook y Google empezaron gracias a jóvenes universitarios que empiezan a desarrollar programas para algo muy nuevo: internet. Inicialmente no tenían ni la más mínima idea de cómo podrían llegar a tener ingresos o beneficios pero empezaron a invertir para captar más y más usuarios. Los costes iniciales de este tipo de portales son muy bajos. Tan bajos como para que la primera versión las pudiesen poner en marcha estudiantes universitarios con presupuestos ridículos desde sus garajes o dormitorios.

Cuando acabaron con sus ahorros,  buscaron financiación. Con el dinero de los accionistas pagaban directamente las nóminas, gastos de servidores y gastos de comunicaciones. Ni un solo céntimo provenía de los clientes… ni había previsión que los usuarios pudiesen pagar por el servicio. El break-even económico de la empresa no era una prioridad.

Ahora, tanto Google, como Facebook tienen cientos de millones de usuarios y tienen modelos de negocio a través de los cuales sostienen la compañía: principalmente publicidad. Otros siguen buscando cómo mantener a flote la empresa más allá del dinero de los accionistas: twitter y whatsapp todavía no tienen un volumen de ventas ni modelo de negocio.

Steve Jobs tuvo un enfoque similar… y el éxito llegó después que le echaran de su propia compañía. Una mítica charla de Steve Jobs en una escuela de negocios americana –Stanford- dejó claro una nueva forma de emprender sin necesitar escuelas de negocios:


Ahora Apple está en la posición 15 a nivel mundial!

Las empresas tradicionales están preparadas para gestionar negocios con proyectos que dan un retorno a la inversión, ingresos, ventas potenciales… mientras que las nuevas empresas de internet aparecen como setas y de forma orgánica sólo las más brillantes sobreviven a una selección natural.

Las que han sobrevivido, han revolucionado el mundo.

El principal riesgo para una empresa tradicional es que sea un mero intermediario cuyo aporte de valor pierda sentido frente a internet: imprentas de periódicos o libros, distribuidoras de CDs de música, fotografía con película, agencias de viajes, … han perdido su valor frente a internet y se irán extinguiendo con el tiempo.

El resto de las empresas tradicionales tienen que estar pendientes de todas estas innovaciones. E incorporarlas al negocio en cuanto aporten valor a sus clientes. Hace bastantes años que ha quedado demostrado que es muy rentable informatizar cualquier tarea rutinaria. Ya no se pone en duda que algo que puede hacer una máquina no lo debería hacer una persona.

Las comunicaciones por email o teléfono  o videoconferencia ahorran tremendos costes de desplazamientos y elevan drásticamente la agilidad de las empresas.

Con todo esto, parece como si hubiésemos avanzado un paso de gigante a la humanidad. Pero no se ha acabado. Estamos sólo al principio del camino. Todos los artículos que he publicado sobre las redes sociales aportan nuevas dimensiones. Aquellas empresas que  sepan poner las redes sociales a su servicio irán mejorando su ventaja competitiva sobre el resto de empresas.

Estamos en tiempos de crisis y es justo en estos momentos en que es importante reinventar y repensar los procesos de negocio, productos, servicios para dar más valor al cliente con menos coste.

Cada vez más, tanto productos como servicios vienen acompañados de más valor añadido gracias a internet: unas bambas que se conectan con el móvil y que en internet puedes ver cómo progresas con tu entrenamiento, unos cromos del álbum del niño que también ofrece un álbum digital en su portal, un restaurante que para opinar de su servicio te ofrece un código QR  para que escanees con el móvil y rellenes una encuesta, un anuncio que al final te dice “síguenos en Facebook…”… cada vez más el producto extendido se extiende en su dimensión informática.

El único límite es nuestra imaginación. Poder repensar la empresa para la que trabajas, poder extender un producto que por maduro y asentado que esté en el mercado puedes aportar una nueva dimensión desconocida!

Y aunque parezca mentira, sólo estamos en el principio. Internet nació hace menos de 15 años. La primera tableta iPad se presentó hace sólo 3 años!

Todo está por inventar! La creatividad para poder extender la empresa, los productos, la sociedad es tremenda!

Las máquinas nos harán libres! Aún más!

alessandro@galletto.cat - www.galletto.cat © Alessandro Galletto 2011-2016