Innovar o morir | Alessandro Galletto

Innovar o morir

Llevamos muchos años hablando de lo importante que es la innovación como vía de mejora empresarial. Este mes, el IESE ha publicado el estudio "Reinventarse para avanzar. Innovando en el área comercial" en la que se afirma que las empresas que peor lo están pasando son aquellas que no han apostado por la innovación en las áreas comerciales. Las que sí lo han hecho, han centrado principalmente sus esfuerzos en 3 áreas:

  • Sistemas de reporting y análisis (Business Intelligence)
  • Sistemas CRM (soporte a todo lo que implica el proceso de ventas)
  • Redes sociales

El último punto es el que encuentro merece mayor foco en lo que respecta a la innovación. Los dos primeros también son muy innovadores aunque tienen una elevada adopción en muchas empresas y pasan por la aplicación de tecnologías existentes y ampliamente conocidas y probadas. En cambio, en lo que respecta a redes sociales hay mucho por descubrir, explorar y arriesgarse. Las redes sociales tienen todos los componentes para ser realmente mundos por descubrir completamente por parte de un número elevado de empresas.

El dibujo que he puesto en esta página tiene implicaciones más profundas de lo que podamos pensar inicialmente. ¿cómo nos relacionamos? La primera impresión es querer vernos reflejados en el "Después". Vernos como directivos modernos que tenemos un móvil y que le sabemos sacar partido nos da una falsa sensación de confianza y que tenemos controladas las nuevas tecnologías. 

Cojamos por ejemplo cualquier adolescente con un móvil. Lo primero que nos choca es ver que los jóvenes tienen el móvil en las manos mientras que los no tan jóvenes lo tenemos en la oreja. Aunque tengamos un móvil de última generación, seguimos hablando en directo aunque por el móvil. Si nos preguntamos porqué los jóvenes no hablan sino que teclean… solemos asumir que es porque así les es más barato ya que no tienen dinero. Conclusión, cuando tengan dinero ya se podrán poner el móvil en la oreja que es lo bueno.

Nada más alejado de la realidad. El otro día le dije a mi hija que su móvil no sólo tenía plan de datos sino que por la misma tarifa le cubría 500 minutos a cualquier fijo o móvil. Impávida, asintió y continuó tecleando… Ante mi insistencia para que llamase a la amiga con la que debía estar chateando me respondió: llamar por teléfono y hablar sólo con una persona? Menuda tontería! Pero si ella estaba chateando con todos los compañeros de su clase! Vaya tontería tener que empezar a hacer una docena de llamadas para repetir lo mismo a todos! Es mucho más rápido explicar una cosa y compartirla en el grupo de amigos que te interesa con un golpe de tecla!!

Ahí es donde todo se replantea. Las estadísticas no mienten. El tráfico de emails se vio superado por el tráfico en redes sociales allá en el 2009. Hay universidades que han dejado de dar cuentas de emails a sus estudiantes porque han dejado de utilizarlas. Los gurús pronostican la muerte del email de las misma forma que pronosticaron la muerte de los FAXes. Las compañías telefónicas han visto caer en picado sus ingresos por SMSs. Los jóvenes prefieren comunicarse por internet por lo que el tráfico de llamadas telefónicas se irá reduciendo.

¿dónde estamos nosotros? ¿seguimos en el antes o hemos conseguido saltar al después?

Ya estamos otra vez como en la película de Matrix. La pastilla azul es continuar utilizando tu móvil como siempre. Como si fuese el teléfono fijo de tus padres pero sin hilos. En cambio, la pastilla roja te arrastrará a un mundo nuevo, desconocido. Como toda innovación hay mucha gente que atacará lo desconocido por miedo. En cambio, otros la abrazarán incondicionalmente aunque más tarde se revele una moda pasajera. La innovación es algo nuevo que por su propia naturaleza entraña un riesgo: puede ser un avance extraordinario o una tremenda pérdida de tiempo.

Aquí tenéis otra viñeta para la reflexión:

A partir de aquí estás tomando la pastilla roja! Seguir leyendo puede despertar el interés por un mundo diferente. En Estados Unidos han comenzado a estudiar la Generación D (la D viene por lo de Digital) El tema generacional es un tema clave en esta historia. Es muy difícil encontrarle la gracia a Facebook, Twitter, … si ninguno de tus amigos está conectado. De hecho, es muy frustrante darte de alta, publicar mensajes e ideas y que nadie te responda y que tu lista de amigos esté casi vacía. En cambio, los jóvenes han aterrizado de lleno y están en las redes sociales creando un círculo virtuoso. A partir de la masa crítica inicial -de la misma forma que se necesitó cuando apareció el primer FAX- se extiende como una mancha de aceite de forma viral. Cuando esa mancha de aceite llegue a tus amistades te arrastrará dentro de alguna red social. A partir de ahí, depende de las ganas que le eche cadauno en "cultivar" sus copetencia digitales. La Generación D va a ser muy muy competente digitalmente. Los de generaciones anteriores lo van a tener más complicado. Habrá que ponerse las pilas!!

¿cómo? Aprendiendo de los jóvenes y dedicando muchas horas a practicar y descubrir. Las horas de "vuelo" en redes sociales son el punto crucial para entender todas sus implicaciones y derivadas.


alessandro@galletto.cat - www.galletto.cat © Alessandro Galletto 2011-2016