El futuro de los CIOs | Alessandro Galletto

El futuro de los CIOs

Mi visión es muy optimista aunque creo que hay que enfocar muy bien la visión. 

Esta amñana, en la reunión de CIOs de Catalunya, se ha hablado de la democratización de la informática y hasta qué punto puede ser irrelevante la función informática o incluso el CIO en la empresa. 

Hoy en día, un usuario puede poner en marcha un sistema CRM para cientos de usuarios con sólo poner los datos de la tarjeta de crédito de la compañía en la web de Salesforce o producto similar. ¿para qué tener informáticos, servidores, centros de procesos de datos? Ya los pondrán la empresa subcontratada. Además, TIC pasará a ser un coste variable que no ocupa ni lugar ni requiere empleados internos ni fallará nunca. (en el folleto de la empresa subcontratada pone que nunca falla!) 

Nada más alejado de la realidad, a modo de ejemplo extremo, cuentan en Barcelona que cierta empresa grande se aferró hace unos cuatro o cinco años a la moda del cloud. Migró todo su CPD a la nube. Pasaron a ser los más modernos de la ciudad. Hasta que el proveedor quebró y el juez precintó todas las instalaciones del proveedor. La empresa en cuestión se quedó sin su sistema informático entero. Nisiquiera disponían de copias de seguridad... Pasaron días hasta que convencieron al juez a dejarles entrar en las instalaciones precintadas para recuperar una copia de seguridad y poder reencender la empresa... 

Por otro lado, las áreas TIC han sido las impulsoras de la mayoría de innovaciones y reorganizaciones de procesos de las empresas. La mayor parte de CEOs ven a la tecnología como la principal fuente de mejora de productividad y mejora de resultados:


En resumen, los directores generales que dejen TIC exclusivamente en manos de los usuarios y empresas externas, van a asumir ellos directamente los riesgos que actualmente asume y gestiona el director TIC -que ha tardado muchos años de carrera profesional en ser capaz de evaluar, gestionar, mitigar y conseguir que cada día TIC funcione sin sustos-. Por otro lado, el adaptar los sistemas a las necesidades de la empresa, cargar los datos iniciales, formar a los usuarios, integrar los diferentes sistemas de información, controlar que se cumplan las exigencias de seguridad, etc, etc siguen siendo necesarias. Estas funciones siempre han recaído en personal informático cualificado ya que entender modelos de datos, esquemas de seguridad,... y cómo gestionarlos está muy alejado de un usuario que sabe bajarse aplicaciones en el móvil por espabilado que sea. 

Por tanto, siguen habiendo funciones que el CIO tiene mantiene y que las tendencias actuales no resuelven. La única parte que se le reducirá al CIO es la parte de explotación, operación de servidores, copias de seguridad... que eran las partes menos comprendidas por negocio, más tediosas y rutinarias y que menos aportaban al negocio. De hecho, desde el punto de vista de negocio eran cosas de otra galaxia que ahora se han mudado a una nube.

El CIO se desprende de una parte de sus funciones -las delegará a un tercero pero mantendrá la responsabilidad- y el resto de funciones las sigue manteniendo. Además, son las funciones más interesantes. 

Haciendo un paralelismo con otras áreas de la empresa, al CIO le pasará lo mismo que al CFO o al Director de Márketing han tenido que afrontar hace más o menos tiempo. 

El CFO de una multinacional en el pasado -antes de la era de los ordenadores- tenía cientos de empleados haciendo nóminas y manteniendo la contabilidad a mano. Cuando aparecieron los ordenadores -también nació Arthur Andersen- con un programa de nóminas se sustituía a cientos de personas por un ordenador y un reducido número de técnicos informáticos. El business case era aplastante. Cuando nació SAP, se pudo reducir centenares de puestos de trabajo porque la contabilidad pasaba a hacerla la máquina y podías saber qué pasaba en la compañía en tiempo real! En esos tiempos, el CFO no estaba tan cuestionado como el CIO ahora porque consiguió que el CIO dependiese del CFO en el organigrama. Sinó, ¿qué iba a hacer el CFO si todo lo hacía la máquina? 

Han tenido que pasar bastantes años hasta que el CIO ha cruzado el silo financiero pasando a dar soporte al resto de procesos de negocio y entonces dejó de tener sentido la dependencia del CFO. De todas formas, no todo se resuelve con poner un programa por complejo que sea y el CFO sigue estando presente en todas las organizaciones aunque se ha tenido que reinventar a sí mismo. El CFO ha pasado a ser alguien muy hábil con Excel y SAP y se ha focalizado en las tareas de mayor valor para la empresa. Ya no se plantea recontratar centenares de personas para hacer la contabilidad o las nóminas a mano.

El Director de Marketing ha sufrido un cambio igualmente drástico. Hasta hace pocos años, se segmentaba el mercado en base a datos demográficos: sexo, edad, ingresos, zona de residencia... Se hacía una segmentación y en base a esa segmentación -que puede llamarse "a ver si acierto y pillo algún cliente metido en ese colectivo"- se hacía un despliegue/dispendio enorme en los medios. En el pasado, en marketing tenían una frase que decía algo así: "el 90% de mi gasto en marketing está equivocado pero no sé qué parte es". Ahora, los Directores de Marketing pueden acertar mucho más con sus presupuestos. Pueden hacer campañas en redes sociales identificando claramente quién ha puesto alguna palabra clave en Google o Facebook que denote el interés de la persona por exacta-mente sus productos. Además, puede registrar las trazas del usuario a través de las webs para saber si acabará comprando o no. El Director de Marketing pasa a saber exactamente qué porcentaje de su presupuesto acaba levantando una venta. El Director de Marketing ha tenido que reinventarse a sí mismo. ¿o ha pasado a ser un Director de Ventas en internet?

De igual manera le toca reinventarse al CIO. Aquellos CIOs que sus principales preocupaciones sean los discos duros, la carga del transaccional, los turnos de los operadores... acabarán pereciendo si no dan un giro importante. En cambio, los CIOs que conocen los procesos de negocio, que saben gestionar el cambio en la empresa, que conocen las innovaciones que se están gestando y las ventajas que pueden aportar en cada área de la compañía… seguirán siendo fuente de mejoras de eficiencia y mejora de resultados. 

Es más, hoy en día, al CIO se le pide que incorpore nuevas funciones:

  • Innovar aportando al máximo al negocio.
  • Divulgar a la compañía las nuevas tendencias para que la organización madure.

Nuevos retos! CIOs a por ellos! A reinventarse! El futuro es muy prometedor!!

alessandro@galletto.cat - www.galletto.cat © Alessandro Galletto 2011-2016